Flores de Bach: el cuento del Álamo

Frente a la casa en la que crecí había dos álamos.

Me gustaba mirarlos desde la ventana. Me daban calma y seguridad, cosa que a veces me sorprendía, ya que sus ramas se enredaban de forma bastante terrorífica y cuando soplaba el viento, se retorcían misteriosamente, dejando volar la imaginación de manera descontrolada. Seguir leyendo “Flores de Bach: el cuento del Álamo”